¿Qué es el suelo refrescante? ¿Qué beneficios aporta?

Suelo refrescante con tarima flotante

El suelo refrescante, o suelo radiante-refrescante, es una solución relativamente novedosa, implementada en muchas viviendas unifamiliares de Europa.

Esto es debido a sus ventajas respecto a otros sistemas de climatización o refrigeración.

En el artículo de hoy, en el blog de DmasC Arquitectos, hablaremos sobre el suelo refrescante y los beneficios que trae consigo esta tecnología.

Los beneficios del suelo refrescante

¿Qué es el suelo radiante-refrescante?

Lo primero de todo es saber qué es este sistema.

Como ya hemos comentado arriba, se trata de un método de climatización o refrigeración en negocios, viviendas, edificios administrativos… prácticamente cualquier estructura puede disponer de este tipo de suelo.

Este sigue unos mecanismos similares al suelo radiante de calefacción. De hecho, se puede conseguir los dos efectos con un mismo sistema de suelo.

Relacionado: La calefacción de techo y suelo radiante y sus ventajas.

Su funcionamiento es el siguiente: mediante una red de pequeñas tuberías, va fluyendo agua a cierta temperatura (caliente en caso de la de calefacción, fría en el de la refrigeración.

Este agua, que estaría entre los 15ºC y los 35ºC, enfría la estancia con este sistema de climatización de forma progresiva y constante.

¿Qué ventajas presenta el suelo refrescante?

Al ser un sistema de refrigeración relativamente novedoso, comparándolo con los aires acondicionados por ejemplo, todavía la gente no suele conocer buena parte de los suelos refrescantes.

De entre ellas cabe destacar:

  • Transmisión radiante. La absorción de calor no se produce por ninguna vía aérea. Mana, literalmente, del suelo. Esto quiere decir que no hay ninguna corriente de aire frío que resulte molesta o perjudicial.
  • Temperatura uniforme. En el caso de los aires acondicionados, el frío se nota más cuando estamos cerca de uno o en su dirección. En el del suelo radiante, la sensación es igual en todas partes de la estancia.
  • Seguridad. El sistema va por pequeñas tuberías debajo del suelo. Por tanto, se trata de un sistema 100% seguro para quienes habiten la estancia.
  • Ahorro energético. Debido a sus características, se trata de un sistema que permite ahorrar en la factura de la luz, y más si se combina con la generación de electricidad por fuentes renovables.
  • Mejor apariencia. Sí, también en términos decorativos es mejor. Ya no habrá radiadores o máquinas de aire acondicionado por cada lado de la casa. Solo será necesario ubicar una bomba en un lugar donde no moleste demasiado (el garaje, un trastero…).

Debido a las ventajas que presenta este tipo de suelo, son muchos los que optan por instalarlo. Sin embargo, tiene algunos aspectos que conviene considerar.

Desventajas del suelo radiante-refrescante

No todo iba a ser bueno. Aunque en algunos casos su implantación es muy recomendable, te contamos a nivel general qué desventajas tiene:

  • Alta inversión. Aunque puede suponer un ahorro a largo plazo, el suelo refrescante necesita de una fuerte inversión que no todos los bolsillos están dispuestos a afrontar.
  • No es recomendable en todos sitios. En zonas de elevada humedad en el ambiente o con altas temperaturas, hemos de decir que hay métodos más eficientes para refrescar una estancia. Esto es debido a que la humedad puede generar rocío, que acabará siendo perjudicial para el suelo.

¿Cuánto cuesta la instalación?

Dependerá de muchas cosas: tamaño de la estancia, necesidades de la bomba, etc. Sin embargo, podemos decir que una instalación de suelo radiante-refrescante puede rondar los 40-50€/m2.

A esto tendríamos que sumarle la cantidad que cueste levantar el suelo y poner de nuevo el firme.

Por eso mismo, casi siempre se recomienda instalar el suelo radiante-refrescante cuando vayamos a reformar nuestra casa, incluyendo el suelo.

Hacerlo al revés sería desembolsar una gran cantidad de dinero que tardaremos en recuperar.