DmasC Arquitectos

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter

Pérgolas bioclimáticas: todo sobre esta forma de cerrar tu terraza

Rate this post

Las pérgolas bioclimáticas son una opción popular en jardines y terrazas. Tienen un diseño muy innovador y permite ofrecer sombra y regular la temperatura que hace fuera de casa, todo ello sin necesidad de hacer obras. ¿Te interesa? ¡Te contamos todo sobre ellas!

Qué son las pérgolas bioclimáticas

Las pérgolas bioclimáticas son una solución fantástica para tener sombra en el exterior de la vivienda, sin necesidad de una laboriosa instalación ni de la realización de obras en casa.

Por su diseño, son pérgolas con lamas orientables de aluminio motorizadas. Esto hace que se puedan abrir o cerrar dependiendo de nuestras necesidades, pudiendo hacerlo incluso de manera automática.

Esto hace que se pueda personalizar en función del día; para elegir la luz, la ventilación o la protección que se necesite. Todo ello gracias a las posibilidades que brinda este sistema novedoso.

¿Cómo funcionan?

En lo referente a su funcionamiento, partimos de una especie de tejado que se construye con lamas de aluminio orientables y motorizadas. Se pueden manejar de distintas formas, ya sea con una manivela, un interruptor o un mando a distancia.

Se pueden girar y parar en la posición deseada, para regular la luz en todo momento y que se disfrute de una temperatura perfecta. Además se evita el efecto invernadero, ya que el aire se renueva constantemente y evita que el calor se acumule.

Otra de las características de las lamas de la pérgola, es que son estancas. Cuando nieva o llueve se puede seguir disfrutando sin miedo a mojarse. Por ello, tienen un sistema de desagüe a los laterales.

También hay modelos con otros extras, como iluminación LED. Esto es ideal para no tener que poner iluminación a mayores, lo que también supone un coste. Es cómodo y queda muy bien.

Ventajas

En cuanto a las ventajas, estas son las principales:

  • Protegen contra el sol, el viento y la lluvia: dado que las lamas se pueden orientar, se puede regular la entrada de la luz, para que el sol no sea una molestia. También se puede regular la incidencia del viento y la lluvia, dado que se pueden cerrar y son herméticas, haciendo que el agua no pase. También evacúan en caso de lluvia para que no moje la estancia cuando se abran.
  • El mantenimiento es mínimo: prácticamente no necesitan mantenimiento.
  • Se limpia fácil: la limpieza también es otro factor importante a considerar, porque se vuelve sencillo. Basta con usar agua y jabón neutro.
  • Ahorro energético: al permitir la regulación de la temperatura, eso afecta al interior de la vivienda y hace que necesites menos aire acondicionado. Es una inversión que te hace ahorrar.
  • Muchos diseños y acabados: si la estética es importante para ti, que sepas que las pérgolas bioclimáticas están disponibles en distintos diseños y acabados. Quedarán perfectas en tu jardín. 

Por todas sus ventajas, sin duda han venido para quedarse. Cada vez más usuarios las eligen por lo versátiles y cómodas que resultan. Si quieres conocer una obra donde hayamos usado este material, puedes acceder aquí: a la reforma y proyecto de un ático Orense.

Si te han quedado dudas sobre las pérgolas bioclimáticas, recuerda que puedes preguntarnos. ¿Hablamos?