Baño para mayores: cómo reformar uno para que se adapte a ellos

Persona mayor con agarrada a la barandilla de su cuarto de baño

No todas las personas mayores tienen las mismas necesidades.

Sin embargo, con el paso de los años es habitual que algunos gestos o movimientos no los podamos hacer como los hacemos cuando somos jóvenes, por lo que llegados a ese punto, es importante reformar algunas partes de la vivienda por accesibilidad.

Hoy veremos cómo reformar los baños para adaptarlos a las personas mayores.

Cómo adaptar un baño a las personas mayores

El baño es una de las estancias que más se utilizan en el día a día: lavar la cara por las mañanas, lavar los dientes tras cada comida, darse una ducha, hacer las necesidades, etc.

Lo visitamos cada día un par de veces, por eso es importante tenerlo a punto, también para las personas mayores.

Y es que la reforma de los baños es una de las más habituales en España. Sin embargo, no siempre se hace de la misma manera. La reforma varía dependiendo de la edad, ya que a medida que se cumplen años cambian las necesidades.

Cuando se lleva a cabo una reforma del baño, es importante hacerla pensando que algún día se será mayor.

Por lo tanto, una de las primeras cosas que debemos hacer es eliminar las barreras arquitectónicas.

Uno de los elementos principales a eliminar, es la bañera. Es una barrera que dificulta el acceso normal a las personas mayores y que puede ser incluso una actividad de riesgo, dado que es más fácil tropezar o hacerse daño.

Por eso mismo, es mejor reformarlo e instalar una ducha a ras de suelo, con una entrada fácil. A día de hoy hay modelos de diseño más que interesantes de platos de ducha aptos para personas mayores con movilidad reducida.

Plato de ducha moderno

El espacio o el diseño no son problemas para adaptar una ducha.

También es recomendable optar por los inodoros bidés. Estamos ante una de las soluciones más interesantes para ganar autonomía en lo que respecta a la higiene diaria.

Estos tampoco requieren de tanto esfuerzo físico como puede ser entrar dentro de una bañera o darse una ducha.

A mayores de estos dos cambios imprescindibles para adaptar los baños de siempre a las personas mayores, también es importante aprovechar el espacio para facilitar la accesibilidad y el movimiento de los mayores siempre que sea posible.

Lo mejor es disponer de un lavabo amplio, que se adapte siempre a las necesidades de las personas mayores y que puedan disfrutar de su higiene diaria con total seguridad y tranquilidad, sin barreras arquitectónicas ni peligros de por medio. De esta forma, se ofrecen más facilidades y se mejora su calidad de vida.

Te interesa: Cómo adaptar una vivienda para personas con movilidad reducida.

La sustitución de una bañera por el plato de ducha suele dejar más sitio a quienes van a efectuar la reforma para jugar con los espacios, por lo que pueden adaptar mejor ese elemento.

Además, las bañeras suelen considerarse a día de hoy como “un lujo prescindible” y mucha gente suele eliminarlas a la hora de hacer una reforma de baño, bien sea por necesidad -como es el caso de personas mayores o con movilidad reducida- o para tener más espacio.

En definitiva, desde DmasC Arquitectos creemos que es necesario ir adaptando una vivienda en función de las necesidades de sus ocupantes.

No es lógico que alguien se sienta atrapado en su propia casa, y que incluso esta tenga barreras para desarrollar su día a día con autonomía.

Por eso mismo, casi todos nuestros proyectos de reforma a particulares tienen en cuenta las características y estilo de vida de la persona que vive allí para que sea más cómoda su vida.

¿Te ayudamos a hacerlo posible?