DmasC Arquitectos

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter

5+1 claves para reformar y decorar una zona de estudio o trabajo en casa

5/5 - (3 votos)
Una zona de estudio o trabajo es un espacio de tu casa dedicado en exclusiva a tales labores. Por tanto, necesitan ser emplazamientos especiales y donde se respire tranquilidad, ya que así se mejora el proceso de memorización o productividad.

Ahora bien, ¿cómo se crea una buen estudio para fomentar estas tareas? En DmasC Arquitectos hemos redactado este artículo para que puedas reformar y decorar tu zona de estudio y ideal.

¡Vamos allá!

5 tips para reformar y decorar una zona de estudio

1. Toca estudiar el color más adecuado para tu sitio para estudiar

¿Sabías que el color influye en la capacidad de concentración?

Los colores para zonas de estudio suelen ser suaves y tonos pastel, ya que ayudan a la capacidad memorística y creativa.

Los tonos tierra, beige, y blancos son muy recurridos por combinar con amplia gama de colores, y también favorecen la concentración al sentarse a estudiar o trabajar.

dmasc-escritorio-color
Combina distintos colores para aplicar un diseño único y que favorezca la concentración.

Por otra parte, también puedes usar un azul índigo o celeste, o incluso un verde claro (como el de los pupitres del cole).

Si nada de esto te convence, o simplemente la zona de estudio es pequeña, apuesta por el blanco. Si quieres más, aquí tienes una lista de colores para zonas de estudio:

∎ Malva.

∎  Azul índigo.

∎ Azul celeste.

Verde claro.

∎ Rosa pastel.

∎ Marrón.

∎ Gris.

Melocotón.

Ahora bien, ¿todo del mismo color? No, por favor. Intenta combinar correctamente los tonos y conseguirás una mezcla interesante y que fomente la atracción.

Usa el color de la pared como el principal y haz que los demás elementos orbiten en torno a ella.

Si tu zona de estudio o trabajo es una pared más o menos amplia, puedes crear una banda de color que abarque todo el escritorio y, así, tener áreas diferenciadas dentro de una misma estancia.

2. La iluminación, fundamental en el diseño de tu zona de estudio en casa

¡Y se hizo la luz!

El concepto de iluminación es esencial en un área de estudio en casa. No en vano, muchas veces anochecerá antes de que termine nuestra jornada sentados frente al ordenador o a una hoja de apuntes.

Por eso mismo, el buen uso de la luz, su aprovechamiento, puede revertir esos efectos negativos. Veamos algunas claves para aprovechar la luz para estudiar o trabajar:

  1. Intenta que el la zona de estudio esté en la habitación más luminosa. Si vas a pasar la mayor parte del tiempo en ella, tiene sentido que aproveches al máximo la luz natural.
  2. Usa colores claros en las paredes. Si usas el blanco u otros colores claros en la mayoría de la estancia, conseguirás que se refleje la luz con más facilidad.
  3. Si no tenemos luz del Sol, iluminación directa. La iluminación directa es la que pone el foco directamente sobre el ordenador o el papel, al contrario que la general, típica luz de techo o pie.
  4. ¿Estudias de noche? Usa luz cálida. La luz blanca, como la del tubo fluorescente de tu cocina, es ideal si estudias de día. Sin embargo, cansa mucho la vista en espacios de tiempo prolongado. Lo mejor para la noche es la luz cálida (la anaranjada, vaya) porque el ojo se adapta mejor a ella.

Por supuesto, la luz artificial debe acomodarse a tus necesidades y ritmos de estudio, ya que no es lo mismo estar una hora frente a los apuntes que cinco.

escritorio-de-noche-estudio
Una buena iluminación te ahorrará más de un dolor de cabeza, literalmente.

Lo ideal es que compres un buen flexo que te permita pasar noches de estudio o trabajo sin cansarte demasiado la vista. Generalmente, se pueden encontrar tres tipos de flexo:

  • Flexo halógeno: El de toda la vida, con bombillas incandescentes. Puede que tengas alguno por casa, pero está destinado a desaparecer por su elevado consumo.
  • Flexo fluorescente: Suele ser el más frecuente en la mayoría de escritorios y zonas de estudio. Ojo con la potencia, ya que puedes encontrarte con algunos con bombillas de demasiados vatios para tu mesa.
  • Flexo LED: La tecnología LED facilita el ahorro energético, ya que te permite tener bombillas de bajísimo consumo y una capacidad de iluminación superior. Suele merecer la pena la inversión.

En cualquier caso, y en la medida de lo posible, te recomendamos estudiar de día. Está comprobado que la luz natural es mucho menos perjudicial que la artificial a la hora de estudiar o trabajar.

3. Almacenamiento y orden para concentrarse

¿Nunca te ha pasado que estabas estudiando en casa y decidiste ponerte a ordenar el escritorio? ¡Es tiempo que pierdes!

La organización y el almacenamiento de material escolar o de oficina (folios, cuadernos, bolígrafos, post-it…) suele facilitar al estudio en gran medida.

Está comprobado que el orden ayuda a la capacidad de concentración… o al menos el desorden no la beneficia.

Por este motivo, tener un buen sistema de almacenamiento con muebles, archivadores, cajones… ayuda más de lo que parece.

Una gran medida que ayudará a almacenar material es tener un escritorio con cajonera. Forme parte de la estructura o no (las hay independientes, con ruedines), es una gran ayuda para estudiar.

estanterias-orden-zona-de-estudio-trabajo
A día de hoy existen soluciones muy interesantes y de diseño para mejorar el orden del espacio de estudio.

Por otra parte, siempre se recomienda que el escritorio sea ancho y largo, para tener el espacio adecuado para estudiar o trabajar.

Y más ahora, que la mayoría de veces necesitaremos un ordenador además del folio. Eso sin contar que también habrá por ahí libros, documentos de otra temática…

Tampoco es extraño que el lugar de estudio esté en una habitación con una cama.

En caso de habitaciones infantiles, lo ideal es que se comparta el espacio por comodidad y para que los pequeños se acostumbren mejor al estudio.

Eso sí, también debemos procurar que los espacios estén diferenciados en su justa medida. Debemos separar la zona de trabajo de la de juegos, y ambas de la cama.

4. Enchufes y conexiones

A día de hoy, es prácticamente imposible trabajar en casa o estudiar sin un ordenador a mano. También hará falta un enchufe para el móvil, para nuestro flexo…

Por este motivo, se estima fundamental que tengamos todos los enchufes que podamos disponibles y a disposición de nuestras necesidades.

A la hora de acometer una reforma, suele ser buena idea revisar antes el estado del cableado y la distribución de enchufes, para optimizar ambas cosas.

En DmasC Arquitectos podemos encargarnos de todo con nuestros proyectos de reforma llave en mano.

Quiero hacer una reforma en casa →

Una costumbre en bibliotecas públicas, y que cada vez se está dando más en las reformas de áreas de estudio en casas es ubicar un nodo de enchufes a la altura del escritorio.

Así, en lugar de estar escondidos o en la otra punta de la estancia, siempre los tendremos a mano. Y cuantos más, mejor.

enchufe-escritorio-pared-dmasc
Hay muchas soluciones elegantes para incorporar enchufes a la altura de un escritorio.

Por otra parte, necesitaremos conexión a Internet en muchos casos.

Si la habitación está ubicada lejos del router, o simplemente no llega la señal por cuestiones estructurales (muchas paredes o tuberías de por medio), no progresaremos a buen ritmo.

Una medida a la que recurren muchos es instalar un repetidor de señal que amplía el radio de cobertura de nuestra señal. Y eso significa… exacto, otro enchufe ocupado.

5. La silla de la zona de estudio no es cosa menor

Dicho de otra forma, es cosa de la mayor importancia cuando toca reformar una estancia dedicada al trabajo o al estudio.

La silla es uno de los muebles más esenciales, y del que se exige que sea de la mejor calidad.

Nuestro escritorio puede ser una tabla sobre dos caballetes o una obra de ebanista trabajada en madera de calidad, que estudiaremos igual.

En cambio, con la silla de escritorio, si es mala o inadecuada, acabaremos notando molestias a largo plazo.

¿Pero qué condiciones tiene que cumplir una buena silla para estudiar? Veámoslas:

  • Asiento regulable en altura y distancia al respaldo: elige una silla que o bien se adapte a ti perfectamente en términos de altura o pueda bajarse o subirse de forma hidráulica. También las hay con sistema que regula la distancia respecto al respaldo, para cubrir distintas posturas.
  • Apoyabrazos, en la medida de lo posible: son muy útiles para la mayoría de personas, ya que permiten descansar los brazos y relaja la postura.
  • Sillas con cinco ruedas: la típica silla de escritorio suele tener cinco ruedas para facilitar la movilidad y la estabilidad. Si vas a comprar una, decántate por aquella que disponga de ellas. Hay ruedines aptos para diferentes suelos, por lo que no es una preocupación que te rayen el raso.

Como ya sabes, una buena silla de escritorio es un requisito indispensable, y el broche de oro para tener una habitación o lugar digno para el estudio o el trabajo.

Bola extra: consigue una pizarra

Las ideas vuelan, así que lo mejor es plasmarlas lo antes posible. La mejor forma de hacerlo es teniendo algo a mano.

Las pizarras, de este tipo de piedra o de polímero blanco, son ideales para ello. Además, en caso de una zona de estudio para los más pequeños, tendrán un sitio donde dar rienda suelta a su creatividad.

Además, los botes de pintura estilo pizarra (con sus propiedades) son baratos, rondando los 15 euros el litro.

pizarra-area-de-estudio
Apunta, escribe, dibuja, borra… lo que tú quieras.

Si aún no te ha convencido el asunto, ten en cuenta que estas pizarras son un elemento de diseño muy interesante.

Las negras, sobre todo, permiten que cambies el diseño de tu pared cada poco tiempo y, si eres un artista de la tiza, pueden convertirse en auténticos lienzos.

En DmasC Arquitectos tenemos dilatada experiencia en el diseño de interiores para viviendas. Las áreas de estudio no se nos escapan, y podemos optimizar el espacio y crear tu entorno ideal decorado y reformado.

Quiero hacer una reforma en casa →

Cuenta con nosotros y nuestro servicio llave en mano para la reforma y decoración de tu zona de estudio. Así no tendrás que preocuparte de nada.