Qué tener en cuenta en la ventilación y salida de humos de tu local

Ventilación y salida de humos en Madrid

Un local comercial requiere de varias garantías por parte de arquitectos y peritos cualificados para operar de cara al público.

Este requisito es indispensable para garantizar la seguridad de los usuarios y la integridad del edificio, tanto en materia estética como estructural.

Uno de los factores decisivos para la concesión o no de una licencia de actividad o el cambio de titularidad es disponer de los requisitos mínimos en cuanto a ventilación y salida de humos se refiere.

En este artículo, desde DmasC Arquitectos queremos explicar un poco en qué consiste y qué se exige en temas de ventilación para locales comerciales y espacios públicos cerrados.

Ventilación y salidas de humos: requisitos mínimos y normativa

Los temas referentes a la ventilación, climatización y salidas de humos de los edificios de uso diferente al residencial (comercios, hospitales, hoteles…) se rigen mediante el Reglamento de Instalaciones Técnicas de los Edificios. Este se conoce habitualmente como RITE.

Ventilación en locales

En función del uso que se le dé a la propiedad, se necesitará acreditar un nivel u otro en materia de calidad del aire. Esta se rige por la norma IDA, y se califica en cuatro estamentos:

  • IDA 1 (aire de primera calidad): Obligatorio en hospitales, clínicas y laboratorios.
  • IDA 2 (Aire de buena calidad): Zonas comunes de edificios de oficinas o residenciales, como residencias de estudiantes o de personas mayores. Bibliotectas, museos, tribunales y piscinas también deberán acreditar aire de calidad IDA 2.
  • IDA 3 (aire de calidad media): Comercios, cines, teatros, gimnasios, locales de restauración y habitaciones de hotel o residenciales.
  • IDA 4: (Aire de baja calidad): Es aire poco recomendable de respirar. Normalmente, se suelen tomar medidas de protección si existe en la zona.

Con esto en mente, queda claro que en la inmensa mayoría de veces se nos pedirá que garanticemos una calidad del aire IDA 2 o IDA 3, en función de nuestra actividad.

Qué se tiene en cuenta en la ventilación de locales comerciales

Principalmente hay cuatro aspectos fundamentales que se miran si se quiere garantizar un mínimo de calidad del aire. Esas variables a tener en cuenta son:

  • La ventilación ha de ser directa, bien de forma natural (ventanas, puertas a la calle) o mecánica (sistemas de bombeo). El objetivo de esto es disipar las sustancias contaminantes.
  • Este aire puede tratarse térmicamente para mejorar la comodidad de los ocupantes.
  • Será necesaria la instalación de un mecanismo recuperador de calor en superficies que usen aire climatizado por un caudal superior a 0,5 m3/s.
  • Podrá ser necesaria la colocación de sistemas de filtrado para introducirlo en el interior y garantizar un aire de mayor calidad.

Para garantizar una correcta ventilación en un local, bien se dedique a la venta o la restauración (en ambos casos IDA 3), necesitaremos, más o menos, 8 litros por segundo por cada persona que pueda estar en el local.

Es decir, el caudal de ventilación viene regido por el nivel de ocupación del local. Claro está, para saber lo primero hay que conocer lo segundo.

En zonas de elevada presencia de CO2 como cocinas, se usará otra métrica basada en las partículas de dióxido de carbono por millón. En estos casos, lo más habitual es la colocación de una campana extractora de una capacidad suficiente.

Por supuesto, los baños y la cocina han de tener un sistema de renovación de aire independiente a las zonas de uso público.

Salidas de humos

En bares y restaurantes donde exista una cocina se necesita un sistema de salida de humos acorde. En el caso del municipio de Madrid sí existe una normativa diferente en función de con qué equipos cocinemos. Esto lo rige el

Y, si se cumplen ciertas condiciones, podremos prescindir de salida especial de humos (una chimenea, vamos).

En caso de tener una cocina que vaya con gas, butano o cualquier otro combustible que “eche humo” resultante de quemar algo, hará falta sin excepción una chimenea que supere 1 metro en altura a los edificios cercanos en un radio de 15 metros.

No hará falta chimenea siempre que todo use un sistema que no produzca combustión (electricidad, por ejemplo) y con todos los sistemas encendidos no se superen los 15 kW.

Tampoco deberán existir vías de comunicación directa entre estos y el exterior. Es decir, la cocina no puede tener una “ventana a la calle” para dejar escapar los olores.

Si necesitas ayuda en estas dos cuestiones o tu objetivo es reconvertir un local y adaptar su uso, siempre puedes contar con DmasC Arquitectos.

Nuestro equipo dedicado realizará los informes y acometerá las obras necesarias para que tu local comercial se adecue a la normativa vigente.

¿Hablamos?