Cómo reformar una vivienda antigua en Madrid en 5 pasos

Vivienda antigua en Madrid recién reformada

A medida que pasan los años, las viviendas se vuelven antiguas y es necesario restaurarlas, rehabilitarlas y darle una segunda vida, para que vuelvan a ser habitables y atractivas. Pero, ¿cómo reformar una vivienda antigua en Madrid? Es algo que cada vez más personas deciden hacer.

¿Qué pasos hay que seguir para reformar una vivienda antigua en Madrid?

La vivienda antigua tiene muchos beneficios y cada vez más deciden reformarlas y dejarlas como nuevas, sobre todo porque:

  • Tienen aspectos arquitectónicos únicos que no vemos en las viviendas de obra nueva
  • Hay mucha más variedad de viviendas a elegir
  • Nos encontramos con un abanico de precio variado al tener más oferta
  • Suelen estar ubicadas en zonas mejores (centro de la ciudad)

Si quieres reformar una vivienda en Madrid para darle una segunda vida y que quede completamente nueva como para entrar a vivir, simplemente haz esto:

  1. Define lo que quieres: evidentemente, si acabas de comprar una casa para restaurar es porque quieres ponerla por dentro de una manera determinada. Normalmente, en nuestra cabeza cuando vemos una estancia la transformamos mentalmente y le vemos las posibilidades. Por lo que, antes de comprar el piso o de hacer nada, ten en claro que quieres. Si tienes dudas, no te preocupes, que te pueden asesorar profesionales como nosotros.
  2. Contrata a un arquitecto: en primer lugar, necesitas contratar los servicios de un arquitecto, porque estudiará el estado del que parte para poder llevar a cabo las ejecuciones necesarias para que la reforma salga adelante y parta de una buena base, para que luego no haya problemas. Es ahí donde se estudia todo, desde la nueva distribución de la vivienda hasta la estructura, para ver su estado y cuando cuesta reformarla.
  3. Licencia de obras: el siguiente punto pasa por pedir las licencias de obra que sean necesarias. Es un trámite que el arquitecto puede hacer, aunque es aconsejable preguntar en el Ayuntamiento por si la casa tiene algún tipo de cambio de ordenación urbanística. Sin licencia no puedes continuar.
  4. Empieza a pedir presupuestos: lo que quieres hacer puede que cueste más o menos de lo que crees. Evidentemente, si echas un ojo por internet puedes hacerte una idea de lo que puede costar la reforma. Claro que, lo ideal es que pidas varios presupuestos y optes por algo intermedio o por los profesionales que te den mejor feeling.
  5. Acepta el presupuesto y empieza: tras unos meses pidiendo presupuestos y comparando lo que te dicen uno con lo que te dicen los otros, te toca decidir con qué te quedas, aceptarlo y empezar las obras. Normalmente, ellos se encargan de todo, del tema de las licencias y de proteger las zonas comunes.

Tan solo sigue estos pasos y verás que puedes disfrutar de los beneficios de una casa antigua pero siendo completamente nueva. Por ejemplo, con piedra (si la tiene), la zona (suelen estar ubicadas en el centro), etc.

Lo mejor es que te pongas en manos de profesionales para que puedan encargarse de todo por ti y no tengas que preocuparte por nada. ¿Qué te parece si te echamos una mano? Pregúntanos.