¿Qué reforma debo hacer para tener mi oficina en casa?

oficina-en-casa

A causa del COVID se ha disparado el teletrabajo y son muchas las personas que han montado sus propias oficinas en casa. Pero, ¿cómo hacerlo? ¿Qué tipo de reformas hay que hacer en casa para tener una oficina? ¡Lo vemos!

Reformas para tener tu oficina en casa

Si tienes la suerte de poder trabajar desde casa, antes de nada necesitas ponerte manos a la obra para tener un ambiente de trabajo en el que estés motivado, inspirado y consigas aumentar la productividad.

Si bien es cierto que al principio puedes “trabajar de cualquier manera”, pero no es sostenible en el tiempo. Si trabajas en posiciones incómodas o en sitios poco adaptados durante mucho tiempo, verás que no eres productivo o que estás más cansado, lo que al final te acaba deteriorando.

Nuestro consejo, es que adaptes una zona de la casa y la transformes en oficina. Hay varias opciones:

  • Oficina en la habitación: una manera de adaptar tu casa al teletrabajo, pasa por incorporar un pequeño rincón de oficina en la habitación. Dependiendo del espacio que tengas, deberás hacerlo o no a medida. Puede ser en línea recta o aprovechando una esquina, es cuestión de que busques la manera más óptima y también un lugar recogido, con luz y silencio.
  • Oficina en el salón: en el caso de que tengas más espacio disponible en la sala que en la habitación, puedes montarlo en una esquina. También puedes hacerlo a medida o no dependiendo del espacio; pero sobre todo es clave que personalices un rincón y que parezca un despacho.
  • Habitación 100% dedicada a oficina: esta es la mejor de las opciones. Sin embargo, no todas las personas tienen la suerte de contar con una habitación libre en casa para montar un despacho. Pero si es tu caso, lo mejor es que hagas una reforma para dejarlo totalmente a tu gusto.

¿Qué tipo de reforma hacer?

Para trabajar correctamente, necesitas:

  • Iluminación: si puedes tener luz natural, mucho mejor. En el caso de que sea luz artificial, ten una buena. Lo ideal es que hagas un estudio de luces para que un profesional te asesore sobre el tipo de luz ideal para que la vista no se resienta y trabajes cómodamente durante tu turno.
  • Mobiliario: para poder trabajar necesitas al menos una mesa y una silla suficientemente cómodos y adaptados a tus necesidades. Mejor que sean ergonómicos, ¡no todo vale! Lo vemos más abajo.
  • Ergonomía: es clave que inviertas en productos ergonómicos para que trabajes cómodamente y no estés molesto. Es una inversión pero verás que mejora tu calidad de vida y confort.
  • Decoración: también es clave que le des un ambiente de despacho por medio de la decoración. Puedes incorporar alguna planta, un cuadro, un mapamundi, una estantería, etc.

Siguiendo estos consejos podrás tener equipada tu casa desde ahora para hacer de oficina y ser más productivo en la jornada de trabajo. Es así como conseguirás trabajar cómodamente y hacer más en menos tiempo.

Además, hay opciones para todos los públicos y bolsillos, para que no tengas que cambiar de casa, sino que puedas adaptar tu vivienda actual a las nuevas necesidades que nos han surgido. ¿Te ayudamos?