Placas solares para viviendas unifamiliares: una solución adaptable

viviendas-unifamiliares-energia-solar

La energía solar es una de las grandes protagonistas en el movimiento ecologista y de transición energética. No es para menos: en España tenemos gran potencial para generar esta energía limpia, pero está desaprovechado.

Para aportar un granito de arena, una gran opción es instalar paneles solares en viviendas unifamiliares. Ahora que está sobre la mesa la derogación del impuesto al sol (que por cierto no afectaba a las instalaciones domésticas en la mayoría de los casos), es el momento de lanzarse a una solución renovable para tu casa.

¿Pero cómo funciona la energía solar? ¿Qué diferencia la térmica de la fotovoltaica? ¿Qué precio tiene una instalación solar en una vivienda unifamiliar?

Nosotros queremos responderte a todas esas dudas.

Energía solar en viviendas unifamiliares: ¿fotovoltaica o térmica?

La energía solar doméstica puede ser de dos tipos: fotovoltaica (la que genera electricidad) o térmica (proporciona calor).

En caso de optar por una instalación solar en tu casa, hay que decantarse por alguno de los dos modelos. ¿Pero cuales son las diferencias entre ambos?

Energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es la transformación de la luz del sol (fotones) en energía (electrones). No vamos a entrar en temas de física, pero solo decirte que los paneles captan la luz para generar electricidad.

Estos paneles captan la luz y, mediante varios procesos, se consigue que la energía pase a la corriente alterna de 230 voltios, la habitual en todas las casas.

Dentro de la energía solar fotovoltaica, se puede optar por 1) tener la casa desconectada de la red eléctrica o 2) sí tener conexión con la red. En el primer caso, instalamos nuestro panel y ya está. Sin embargo, si nos quedamos sin luz del sol, no podremos hacer nada.

En el segundo caso, la cosa se complica. Normalmente, se aplica la Ley de Balance Neto. Es decir, vierto la energía que me sobra a la red y cuando me haga falta pedirla, se me descontará una parte.

Sin embargo, en España de momento hay que pagar ciertos impuestos y tasas por transmisión de potencia llamado “peaje de respaldo”. Del impuesto al sol podemos olvidarnos, ya que por lo general produciremos menos de los 10 kW que se exige como mínimo y está en trámite de derogación.

 ¿Cuánta potencia necesito?

Una instalación solar puede abastecer a una casa entera. Normalmente, una familia suele consumir de 1,5 kW a 2,5 kW. Esto equivale más o menos de 6 a 10 placas solares de silicio, las más utilizadas.

¿Con esto podré decir “adiós, factura de la luz”? Depende. Normalmente, en zonas con muchos días de sol al año, puede ser una opción totalmente viable desenchufarse de la red. O también en zonas aisladas.

Sin embargo, es un riesgo que por cualquier motivo (ausencia de sol en los días de invierno, por ejemplo) nos quedemos sin luz. Aunque no suele haber valles de demanda energética en viviendas unifamiliares con paneles fotovoltaicos, siempre es mejor prevenir.

¿Cuánto cuesta instalar paneles fotovoltaicos?

Hora de sacar la calculadora.

Teniendo en cuenta las necesidades de una vivienda unifamiliar media necesitaremos de 6 a 10 paneles. El precio por panel de eficiencia y tamaño medios suele ser de unos 250 € (subvenciones aparte). A eso hay que sumarle el precio de baterías, instalación, honorarios a la empresa que nos los coloque…

Al final, una instalación solar fotovoltaica doméstica puede salirnos por 8.000 €, sin contar las ayudas de los diferentes organismos. Y hay que tener en cuenta que el precio de los paneles se está reduciendo con el paso de los años.

Según los fabricantes, una instalación solar puede ser una inversión cuyo precio recuperamos pasados los 10 años. Teniendo en cuenta que los paneles tienen mantenimiento muy básico y una vida útil de 35 años, aporta rentabilidad a largo plazo.

También hay que considerar que muchos fabricantes/instaladores ofrecen planes de financiación, así que no es necesario pagar la instalación de golpe.

Energía solar térmica

La energía solar térmica no sirve para generar electricidad, sino más bien para calentar agua.

Este agua puede usarse como caliente sanitaria (agua para la ducha), para cocinar o incluso para calentar los radiadores y el suelo radiante, en caso de que tengamos.

El funcionamiento de este tipo de energía es relativamente sencillo. El panel recoge la radiación del sol en forma de calor, transfiere esa energía a un líquido con alta capacidad de transmisión de temperatura o agua y se almacena en un depósito. De ahí, puede pasar al consumo directo o formar parte de un sistema de calefacción.

¿Cuántos paneles necesito?

Todo es cuestión de hacer cálculos en función de las necesidades de tu casa. Para establecer un estándar, en una vivienda de 150 metros cuadrados útiles sin nada especial (bañera de hidromasaje, piscina climatizada…) con una instalación básica de caldera + colector, bastaría.

Esto cubriría casi el 100% del consumo de ACS y alrededor de un 30% de la calefacción del hogar en invierno.

¿Cuánto cuesta la instalación de energía solar térmica?

La energía solar térmica está muy extendida en nuestro país. Tanto en términos de tecnología como de precio, es un sistema muy eficiente.

Normalmente, una instalación completa de energía solar térmica alcanza un precio de unos 3.000 € de media, descartando subvenciones. Claro está, todo eso teniendo en cuenta que ya disponemos de un sistema de calefacción o ACS instalado en la vivienda. Nosotros solo consideramos el precio de la nueva caldera, el colector y la instalación.

¿Todavía no te has decidido? Consulta nuestro monográfico sobre todas las posibilidades en instalación de renovables para viviendas unifamiliares.