¿Puedo poner una piscina en mi terraza? ¿Qué necesito para hacerlo?

piscina-terraza-madrid-dmasc

Cuanto antes lo asumamos, mejor: Madrid no tiene playa. Sin embargo, siempre está la opción de acudir a una piscina. Y si está cerca, mejor para poder refrescarse.

Usar el espacio de las terrazas para ubicar una piscina se está convirtiendo en una práctica común en muchos edificios de Madrid.

En la capital muchas veces las terrazas de las comunidades de vecinos y las propias de las viviendas están desaprovechadas. Máquinas de aire acondicionado o tendederos de ropa suelen ser los elementos que pueblan las partes descubiertas de los edificios.

Sin embargo, ubicar una piscina privada se está consolidando como una tendencia para muchos propietarios, algo que revaloriza las viviendas y facilita pasar veranos más refrescantes.

Hay que tener  en cuenta, no obstante, que ubicar una piscina en una terraza necesita una serie de requisitos previos. Veamos qué requiere.

Qué se necesita para ubicar una piscina en una terraza

Lo primero de todo es que tengas en cuenta que no es lo mismo colocar una piscina en una terraza que hacerlo a nivel del suelo. La estructura, es decir, el edificio, tiene que soportar cierto peso entre el material del que esté hecho la piscina, el agua que contiene y las personas que estén dentro en ese momento.

Por eso mismo, el primer requisito indispensable para comprobar la viabilidad del proyecto es que un arquitecto técnico realice un estudio sobre las características de forjado y la estructura del edificio. En resumidas cuentas, este profesional ha de certificar que si haces una piscina en tu terraza, el suelo no se va a caer.

Dicho esto, otro requisito fundamental es contar con el apoyo del resto de propietarios del inmueble. La Ley de Propiedad Horizontal no contempla la piscina como servicio de interés general, por lo que necesitará de la aprobación unánime de los vecinos.

Si lo que quieres hacer es ponerla en tu terraza particular, debes tener en cuenta que es un elemento que altera de forma permanente el estado y aspecto del edificio, por lo que debe ser aprobado en junta de propietarios en caso de que sea de obra. En este caso, haría falta el pertinente permiso de obra, como si se tratara de una reforma más.

Por otro lado, debes consultar si en tu edificio se puede colocar una piscina, ya que puede que por motivos de Patrimonio Histórico el ayuntamiento no conceda ese permiso.

¿Hay dimensiones, tamaño o capacidad máxima para colocar una piscina en una terraza?

En cuanto a superficie ocupada no hay ningún problema: puede ser tan grande como el espacio lo permita.

Ahora bien, hay que atender a la propia estructura del edificio y la capacidad del suelo para soportar peso. Hay que tener en cuenta que cada metro cúbico de agua son, aproximadamente, 1.000 kilos de peso, los cuales tiene que soportar el suelo. A eso sumémosle el peso del material de la piscina y las propias personas que la usen.

Claro está, también hay que atender a la normativa regular de piscinas (espacios entre barandillas, prevención de caídas, etc.) para diseñar un proyecto viable.

Por este motivo, lo mejor es que contactes con expertos en la materia. En DmasC Arquitectos tenemos experiencia en la colocación de piscinas en terrazas y azoteas en Madrid, por lo que podremos asesorarte y comprobar la viabilidad de tu proyecto.

Consulta a nuestro estudio de arquitectura en Madrid y te informaremos sin compromiso sobre esta refrescante opción para añadir valor a tu propiedad.