Pladur: para qué sirve y por qué es una gran opción en una reforma

Pladur en una reforma

¿Piensas hacer reformas en casa o en tu negocio? Si no quieres involucrarte en una obra de gran envergadura pero quieres mejorar sustancialmente ese inmueble, te recomendamos apostar por el pladur.

Estos paneles son de lo más útiles para cubrir techos, forrar paredes o crear tabiques. Incluso, puede usarse para la elaboración de muebles.

¿Qué es el pladur?

El pladur es un material más que interesante para efectuar una obra o reforma. Este se trata de una placa compuesta por dos más pequeñas de cartón que envuelven una de yeso.

De hecho, su nombre oficial es placa de yeso laminado (ya que Pladur es una marca registrada).

Este material es muy interesante en obras y reformas, ya que se trata de un compuesto ligero, maleable y útil para la construcción.

¿Para qué sirve el pladur?

Normalmente, el pladur suele usarse para cubrir techos, debido a que da un gran resultado de forma fácil.

Por otro lado, debido a los varios tratamientos que pueden recibir, las placas de pladur suelen usarse para forrar y cubrir paredes.

También puede usarse estas placas de yeso laminado para la construcción de tabiques que soporten poca carga.

Incluso, muchos eligen este material de construcción para crear muebles a medida que se encuentren fusionados con la propia estancia. Podemos hablar aquí de librerías o separadores, por ejemplo.

Tipos de pladur

Dependiendo de los tratamientos, existe una serie de tipos de pladur, donde los profesionales encargados de ubicarlo puedan seleccionar el mejor.

Estos tipos de pladur son:

  • Placa verde. Son aquellas que han recibido un tratamiento que las convierte especialmente resistentes a la humedad.
  • Placa rosa. Esta ha recibido un tratamiento especial para soportar mejor el fuego en caso de un eventual incendio.
  • Placa perforada. Esta placa se diseña pensando en un mayor aislamiento acústico, ya que el pladur estándar no aisla demasiado bien.

Aunque existen más tipos de pladur, estos son los más utilizados por los profesionales de la construcción.

Ventajas del pladur

El pladur cuenta con una serie de ventajas que lo convierten en un material muy utilizado por profesionales y requerido por clientes.

De entre sus ventajas destacan:

  • Montaje rápido. Las placas de pladur se montan de forma rápida, y normalmente es poco engorroso colocarlas, ya que su colocación se hace en seco.
  • Gran acabado. El pladur presenta unos acabados geniales tras el montaje, comparándolo con el ladrillo y el yeso.
  • Buen aislamiento. El yeso laminado cuenta con una serie de aislantes asociados como la lana de roca, por ejemplo. También, según el tipo de pladur que elijamos, podremos contar con un aislamiento acústico decente.
  • Precio. Este material suele ser mucho más barato que otras alternativas. Por un lado, porque de fábrica viene 100% preparado para su colocación. Por otro, debido a que el equipo de profesionales tardará menos horas de mano de obra en colocarlo.

Desventajas del pladur

Por otro lado, como cualquier otro material, el pladur o yeso laminado, presenta una serie de desventajas o puntos débiles a tener en cuenta.

  • Requiere mano de obra especializada. El pladur no es para cualquiera. Su colocación necesita de dilatados conocimientos en la construcción, por lo que normalmente necesitaremos de un profesional cualificado para ello.
  • Necesidades especiales. Hay que tener en cuenta que se trata de un material más o menos delicado a golpes y perforaciones.

 

En definitiva, el pladur o yeso laminado es un material muy útil, barato, aislante y con buenos resultados.

Eso sí, lo más recomendable es contar con un profesional que coloque las placas para que obtenga el mejor resultado.