Los 10 consejos de arquitecto que debes saber antes de comprar una casa

Salón de una vivienda en Madrid. Concepto de comprar casa

Elegir una casa es elegir tu futuro, pero ¿cómo elegir bien una casa? No todo es el precio. Hay mucho más allá. Se trata de una decisión que necesita tiempo para ser meditada, ya que dar con la vivienda ideal no es un camino fácil.

Tú eres quien conoce lo que quiere y lo que necesita. Al final cada persona es diferente, pero hay un punto en común: se trata de una decisión meditada. Se necesita tiempo para reflexionar sobre todos los factores a tener en cuenta. Pero ¿qué hay que tener en cuenta?

En DmasC Arquitectos te guiamos por las características que debes conocer antes de comprar una casa, apartamento o piso.

¿Cómo adquirir tu vivienda ideal?

Es cierto que cuando entras en una casa, el gusto o lo que te transmite es subjetivo. Pero no podemos dejarnos llevar por las apariencias. Antes de nada es necesario analizar el inmueble y tener información más allá de esas cuatro paredes.

Pero el primer paso debe ser conocer qué es lo que queremos y necesitamos. Saber bien nuestras preferencias. ¿Quiero un piso donde formar una familia? ¿Cuántos hijos quiero tener? ¿Pasaré mucho tiempo en casa? ¿Busco utilidad o versatilidad? ¿Quiero un espacio de intimidad? ¿De cuánto dinero dispongo?

Algunas preguntas son muy obvias, pero lo importante es pararse a formularlas. De esta forma, tendremos claro el punto de partida para acertar en nuestra compra.

Te ayudará el trazar una lista de unos diez puntos que son imprescindibles para evitar alejarte de lo que tienes en mente. O saber, en su defecto, si te compensa.

10 consejos para ayudarte a comprar la casa perfecta

Una vez que hemos resuelto todas las dudas sobre nuestros requisitos, gustos y limitaciones, procederemos al análisis. Tengas o no una casa en mente, te mostramos todos los consejos que necesitas saber antes de adquirir una casa.

1. Elige el tipo de vivienda

Es importante saber qué estás buscando. Un apartamento, un dúplex, un piso, chalet, una vivienda para reformar, unifamiliar o plurifamiliar. Tienes que ver cuáles son las ventajas e inconvenientes.

Este primer consejo va orientado al análisis del sector inmobiliario. De esta forma podrás encontrar una tipología de vivienda que se adapte a tus necesidades, pero que no necesariamente es el modelo que esperabas.

2. Selecciona la zona

Es difícil elegir, ¿cómo encontrar un piso a las afueras pero que esté bien conectado? o ¿es imposible buscar tranquilidad en el centro de la ciudad? Todo depende de ti.

Al final, el piso no se limita a la zona o el barrio, sino a todo lo que le rodea: las buenas comunicaciones, los supermercados, las escuelas, los centros de salud,…

En Madrid, por ejemplo, hay muchas zonas de residencia. Y aunque parezca que muchas se alejan del presupuesto a la larga pueden reportar ventajas.

  • Las zonas del centro (como Malasaña, Chamberí, Alonso Martínez, La Latina, Lavapiés, Moncloa…) tienen la ventaja de gozar de la mejor conectividad. Con el bullicio en plena ciudad, estás al alcance de todo. Aunque los precios suban por la revalorización y los pisos sean de menor tamaño.
  • Las zonas más alejadas (Vicálvaro, Fuencarral, Hortaleza, Sanchinarro, Valdebebas, …) por su parte, tienen el hándicap del transporte. Tener que depender del Cercanías para desplazarse y no estar conectado tiene un precio. Sin embargo, el precio esta vez no viene por la zona. Al final del día, las zonas de las afueras son más accesibles a cualquier bolsillo.

 3. Una buena orientación

Todos sabemos que el sol sale por el este y se pone por el oeste. Hasta aquí todo bien. No solo se trata de elegir una orientación para recibir luz directa, sino ver qué deriva de esta decisión. Si encontramos una de orientación sur lo que conseguiremos es aprovechar las horas de luz, lo que implica además la estabilidad de la temperatura.

La orientación y el entorno serán factores esenciales para elegir vivienda

Esto influye en la decisión de necesitar calefactores o aires acondicionados. Una instalación o coste a tener en cuenta en un futuro.

También es bueno saber examinar las inmediaciones. Hay que evitar la presencia de edificios que puedan ocultar el sol y que impidan el paso de esa luz natural que por orientación deberíamos tener.

4. ¿Cómo es la estructura del edificio?

Este es un consejo de especialista. Nunca sabes si necesitarás una reforma u obra. Por eso hay que buscar la máxima versatilidad. La estructura del edificio es un esqueleto que no podemos cambiar.

Además, de asegurarnos de que esta estructura nos favorece tanto a corto como a largo plazo. En otras palabras, si cuenta con la accesibilidad con la que lo venden.

¿Tiene escaleras o huecos como para un salvaescaleras en caso de necesitarlo? o ¿hay proyectos abiertos que por estructura no se podrían llevar a cabo?

5. Los metros cuadrados

Parece obvio pero resulta muy importante. Poca gente sabe diferenciar los conceptos técnicos. En este sentido hay tres cosas a tener en cuenta:

  • En algunas plataformas los metros cuadrados incluyen las zonas comunes, lo que resulta especialmente importante ya que marca la diferencia con respecto al resto de habitaciones.
  • Los metros útiles. Es un concepto que hace referencia a toda la superficie que puedes pisar dentro de la casa. Aquí se incluyen hasta los armarios. Descarta los tabiques y pilares.
  • Los metros construidos. Se trata de los metros totales de la vivienda (tabiques, galerías, conductos de ventilación, instalaciones…).

Por eso debes andar con ojo con los espacios y las medidas. Estar atento a las unidades en las que te muestran los espacios.

6. Las ventanas

Estás ante un consejo de experto arquitecto e inmobiliario. El principal aislante y primera toma de contacto con el exterior son las ventanas. Deben ser lo suficientemente buenas como para entorpecer la entrada de altas o bajas temperaturas y aísle del ruido.

¿Cómo lo averiguamos?

  • Primero hay que preguntar cuánto hace que están esas ventanas o, si las han cambiado, cuándo fue la última vez. Si dicen una fecha superior a 15 años, ya sabes que toca cambiarlas.
  • Y para el grado de aislamiento, una simple comprobación: tocar el vidrio y la perfilería de la ventana por dentro y por fuera. Si cuando lo haces notas la diferencia de temperatura es que estás ante un buen aislamiento.

7. Sistema de climatización

Como hemos dicho, todos aquellos factores que ayuden a la temperatura de la estancia son importantes, porque nos ahorrarán tener que invertir en un futuro en aparatos o instalaciones. En muchas ocasiones parte de estos factores son sistemas que vienen con la vivienda.

En este caso, encontramos dos tipos.

  • El sistema climatizado central. Este tipo suele ser más eficiente y económico a largo plazo. Pero dependes de la hora que la comunidad elija encenderlo y apagarlo.
  • Los sistemas individuales permiten un control completo, pero suponen un mayor coste mensual.

8. Ahorro de energía

Como te habrás fijado, la mayor parte de los consejos vienen relacionados con la energía. Esto se debe a que es el principal canal para saber si tu vivienda se adapta al entorno en el que está.

Un hogar eficiente te permitirá ahorrar hasta un 89% en la factura de la luz.

En este sentido, algo que debemos fijarnos es en las llamadas viviendas con etiqueta A. Son aquellas casas que se categorizan en la eficiencia energética con la A porque supone un ahorro estimado del 89% respecto a una calificada como F.

Así ayudamos al bolsillo y al medio ambiente.

9. ¿Facturas y gastos asociados a la vivienda?

Existe lo que se denomina: gastos asociados. Esto es que al comprar un piso, además de la cantidad a pagar al vendedor, hay una serie de gastos periódicos que hay que tener en cuenta.

El mejor ejemplo, la cuota por la comunidad de vecinos. Existe mucha diferencia, especialmente por los servicios que se ofrecen:

  • Portero.
  • Piscina.
  • Pista deportiva.
  • Jardín.

Hay que ver de qué servicios se dispone y cuánto supone para nuestro bolsillo, aún sin ocupar la vivienda.

10. ¿Qué hipoteca debo escoger? Tipo fijo o variable

Una vez que ya la tienes. Toca comprar, pero ¿cómo hacerlo? Hay que ver qué es lo más rentable a largo plazo.

  • Si piensas en una hipoteca corta (en un plazo de 10 años) parece sensato viendo la previsión de los tipos de interés escoger una vivienda de tipo variable.
  • Si la amortización se extiende (como en 30 años) tiene sentido que no te expongas a los intereses y entres en una hipoteca a tipo fijo, a modo de inversión de futuro.

Como vemos, buscar una vivienda que se adapte a todas nuestras necesidades es muy complicado.

Por eso, muchas veces lo mejor es conseguir una casa que cumpla con tus mínimos. No alargues tu decisión de compra. En DmasC Arquitectos encontrarás todo lo que necesitas saber para rentabilizar y potenciar tu propiedad.