Cómo aislar térmicamente tu casa de forma económica y eficiente

aislamiento-termico-dmasc

Tener una casa totalmente protegida frente a los elementos siempre es una gran idea. Bien sea por estar más a gusto en tu vivienda o por ahorro energético, el aislamiento frente al frío y al calor proporciona mucho bienestar y mejor calidad de vida.

Por eso mismo, en DmasC Arquitectos queremos que te decidas por aislar térmicamente tu casa. Ganarás en confort y tu vivienda aumentará su valor considerablemente. ¡A quién no le gusta vivir en una casa fresca en verano y acogedora en invierno!

Cómo y por qué aislar térmicamente tu casa

¿Sabías que un 99% de las viviendas de España pierden calor de forma innecesaria? Esa es una mala noticia para los más frioleros, pues tienen que estar con la calefacción puesta durante más tiempo. Con el verano, pasa lo mismo pero al contrario.

Una vivienda mal aislada térmicamente hace que se pierda esa sensación de confort que todos buscamos al llegar a casa. Además de eso, aislar ese espacio hará que ahorres más de lo que imaginas.

Piensa en que la electricidad sube de manera constante (en España tenemos la factura más alta de Europa) y tanto aparatos de aire acondicionado como muchos calefactores y estufas consumen bastante. De hecho, se estima que a cada grado que subimos o bajamos el termómetro alteramos la factura un 7%.

Por eso mismo, en DmasC Arquitectos creemos que reformar y aislar térmicamente tu casa es una opción muy a tener en cuenta, ya que supone una inversión de dinero a largo plazo.

Aisla el tejado y notarás la diferencia

¿Sabías que la mayoría del calor corporal se nos va por la cabeza? Con una vivienda pasa más o menos lo mismo. El tejado es principal causante de que no se mantenga la temperatura de tu casa correctamente.

Es más, cerca de un 30% de la temperatura se esfuma por el techo. Por eso mismo, es recomendable que sea la primera parte de la vivienda a reformar si quieres aislar tu casa.

Una manera eficaz de aislar un techo es colocar capas rígidas combinadas con blandas (corcho, poliestireno expandido…) fijadas a la cubierta existente. Lo normal es que los elementos blandos o de muelle se peguen con cola de contacto y los rígidos se adhieran como falso techo.

Un material que está muy de moda para aislar un techo es la lana mineral, que además de proteger contra los cambios de temperatura, se usa como aislante acústico y protectora contra el fuego. De este modo, mejorará la calidad de vida de los moradores de la casa al reducir el ruido y los cambios bruscos de temperatura.

Como hemos dicho antes, aislar un techo supone conservar mucho mejor el calor y tener la casa fresca. Pero no solo eso, ya que también puedes ahorrar en torno al 35% del gasto en regular el termostato.

Las paredes oyen, y aíslan fatal

Si te planteas aislar tu casa del frío y el calor, también tienes que considerar reformar las paredes. Al igual que con el techo, esta parte de la estructura es causante de que se pierda buena parte del calor.

El aislamiento de las paredes puede hacerse desde el interior o el exterior, según convenga. Al fin y al cabo, el objetivo es que el interior esté protegido.

Aislar la fachada desde el exterior es más eficaz (esa pared está a merced de los elementos), pero también es más costoso y puede acarrear más trabas administrativas y algún problema con los copropietarios del edificio.

En cambio, aislar las paredes por dentro es relativamente barato y permitirá a quien se encargue de la reforma detectar qué zonas son críticas para reforzar el aislamiento.

El principal problema de aislar térmicamente una pared desde dentro es que supone una pérdida de metros útiles en la vivienda. Al tener que colocar los materiales aislantes, se pierde un poco de espacio, normalmente de unos 3 a 10 centímetros por pared. Este proceso se puede dar de dos formas:

  • Trasdosado interior: Este sistema de asilar una pared consiste en colocar placas de materiales especiales en las zonas que den al exterior. Existen trasdosados que se adhieren directamente y otros que cuentan con una estructura metálica en la parte trasera para sujetarlos.
  • Inyección en cámara: Normalmente, una pared se compone de dos paredes de ladrillo separadas por una cámara de aire, lo que ya de por sí aísla más que un solo muro. Con el sistema de inyección en cámara se introduce en ese hueco un material aislante mediante un taladro, consiguiendo así un efecto mucho mejor.

¡Todos al suelo! Las mejores medidas para aislar pavimento

Por el suelo se pierde una gran cantidad de calor, y muchos de ellos, sobre todo los que tienen cobertura de materiales pétreos o cerámicos, más todavía.

¿Solución a esto? Las tarimas de madera hacen de una casa mucho más confortable y aíslan el suelo de forma más eficaz.

En caso de que quieras seguir manteniendo un firme de cerámica, te recomendamos que optes por una calefacción con suelo radiante (también disponible en paredes). Esta reparte el calor de una manera muy eficiente y repartida por toda tu casa, lo que facilita el ahorro energético.

Aislar puertas, ventanas…

Además de las “grandes reformas”, existen otras ideas para que aísles tu casa correctamente. Dos de ellas son contar con mejores puertas y ventanas.

Los burletes serán tus mejores aliados para aislar tu casa de forma económica. En cualquier ferretería podrás encontrar estos pequeños milagros para proteger mejor tu casa contra el cambio de temperatura. Gracias a estos elementos podrás sellar térmicamente las distintas estancias de tu casa entre sí y en el exterior.

¿Necesitas más? Prueba a instalar ventanas de doble acristalamiento. Te servirán para dos cosas: por un lado reducirán el ruido en buena medida y, por otra, harán de aislante. También servirán para atenuar los niveles de humedad de tu vivienda, causante de que pases más calor de la cuenta en verano y más frío en invierno. ¡Que no se te calen los huesos!

Más consejos para aislar tu casa de forma económica

¿No quieres desembolsar un dineral en reformar tu casa? No te preocupes, ya que hay algunos trucos para convertir tu vivienda en un lugar donde descansar de las inclemencias climáticas del exterior. Allá van algunas ideas:

  • Cierra la puerta de la cocina siempre que puedas: Por esta estancia se pierde buena parte del frío y el calor, ya que los materiales suelen ser distintos y están especialmente diseñadas para regular la temperatura a su manera, además de disponer de ventilación con el exterior.
  • Alfombras y plantas: ¿Quién dijo que la decoración solo sirve para hacer tu casa más bonita? En invierno, poner alfombras te ayudará a aislar el suelo. En verano, por otra parte, las plantas refrescarán bastante la estancia.
  • Echa las persianas y corre las cortinas: ¿Sabías que en muchos países de Europa no tienen persianas para que siempre entre el sol? En España, afortunadamente, las casas sí suelen tener. Lo mejor es que las uses tanto en verano como en invierno. En verano, durante las horas centrales del día para que no entre la luz y el calor. En invierno, para guardar la temperatura obtenida cuando la casa recibe luz del Sol.

Aislar tu casa térmicamente es una medida de ahorro y una inversión

Como decimos, tener aislada tu casa dará calidad de vida a ti y los tuyos. Aparte de eso, os permitirá ahorrar buena parte de la factura del gas y la luz, que ya sabemos que están al alza.

Por otro lado, supone una inversión con alto retorno, ya que revaloriza la vivienda bastante por lo que hemos comentado arriba. Y más cuando, desde hace unos años, se exige el Certificado Energético para venderla o alquilarla.

Si deseas aislar tu casa de forma eficiente, lo mejor es que cuentes con profesionales en el sector. En DmasC Arquitectos analizaremos tu vivienda buscando puentes térmicos y deficiencias en el aislamiento, y te recomendaremos una reforma específica. También, si quieres, acometeremos nosotros las obras para que no tengas que preocuparte de nada.

Si quieres que te informemos sobre este u otro servicio, solo tienes que contactar con nuestro estudio de arquitectura en Madrid. Estamos disponibles tanto por nuestro formulario de contacto como por teléfono, en el 910 34 02 35.