DmasC Arquitectos

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter

3 pasos para reformar una pared o techo con humedad

5/5 - (4 votos)
Tener humedades en una pared o en el techo puede resultar muy molesto, dado que salta la pintura y no se ve estético. Sin embargo, es algo que lamentablemente está a la orden del día y que se puede reformar de manera sencilla. Veamos cómo.

Cómo reformar una pared o techo que tiene humedades paso a paso

Las humedades forman parte del día a día y pueden salir por distintos factores, tanto en viviendas antiguas como en nuevas.

Si bien es cierto que las viviendas construidas más recientemente cuentan con más aislamiento y son menos probables a tener humedades. Sin embargo, las viviendas antiguas o las recientes pero con algún problema en la construcción, sí pueden presentar problemas de humedad en forma de manchas, grietas, gotas de agua…

Por ello, antes de pasar a la guía, es importante conocer los tipos de humedad que pueden aparecer, para identificar el problema y proceder a solucionarlo.

Tipos de humedad

  • Humedad por filtración: este tipo de humedad aparece cuando entra agua por huecos o grietas en los muros. Puede no haber fisuras y que en los muros haya elementos porosos, dando lugar a manchas.
  • Humedad por condensación: es la que aparece en casa cuando se detecta una concentración alta de humedad en el ambiente y no viene de fuera. Es decir, el agua pasa de su estado de vapor a líquido y surge si choca una superficie fría de la casa. Se puede manifestar en forma de moho.
  • Humedad por capilaridad: puede aparecer en cualquier momento del año y a causa de un proceso natural. El agua y las sales minerales que hay en el terreno suben por los poros o capilares de los materiales de los muros de las viviendas y si hay un exceso de humedad, lo ceden, haciendo que los cimientos la adquieran y sea visible por los muros de la casa.

¿Cómo solucionar este problema?

Ahora que sabemos los tipos de humedad que pueden producirse, debemos identificar qué tipo es y cómo solucionarlo en cada caso.

  • Paso 1 – En el caso de la humedad por filtración, se puede solucionar por medio de pinturas impermeabilizantes (si fallan los repellos exteriores), selladores poliuretánicos o de silicona (si hay grietas), membranas asfálticas o líquidas (si el techo gotea) o reparando una posible cañería o tubería rota.
  • Paso 2- Si vemos que lo que tenemos es moho en las paredes, estaríamos ante un tipo de humedad de condensación y podemos utilizar productos elaborados para eliminar  los hongos y mohos. También debemos conectar un deshumidificador para quitar la humedad del ambiente.
  • Paso 3 – Si lo que ocurre es que los muros de la casa están feos, podríamos tener un problema de capilaridad. Ahí habría que rehacer las capas aisladoras o bien optar por la solución de inyección de Resinas.

Siguiendo estos pasos conseguirás no solo aprender a identificar el tipo de humedad que te ha salido en casa, sino también a solucionarlo.

En el caso de que no sepas cómo abordarlo, lo mejor es que pidas ayuda profesional. Es una forma de delegar en manos de un tercero y asegurarte de que el problema de las humedades será resuelto lo antes que imaginas.

¿Te ha quedado alguna duda? Pregúntanos para que podamos ayudarte.